El Macondo de todos los días

«Miren a toda esa gente… y después dicen que uno fue el que se inventó a Macondo», dijo tembloroso Gabriel García Márquez mientras saludaba por la ventanilla de un vagón halado por un tren a vapor, la última vez que visitó a Aracataca el 31 de Mayo de 2007.

Esa pequeña frase que murmuró en voz baja “Gabito” desde el tren fue repetida como un eco, primero por las personas que lo rodeaban en el tren, sus amigos más cercanos y los demás invitados, después fue subiendo de volumen y se repitió tanto que resultó finalmente en el encabezado de los textos de casi la totalidad de los periodistas que cubrieron el evento.

A mí la frase me suscitó una pequeña idea que venía armándose en mi cabeza hacía siete años cuando cubría la Masacre de El Salado para el periódico El Tiempo en febrero del año 2000. Por esos días el Salado, Bolívar, fue Macondo en la peor de sus temporadas en cien años de soledad. Un lugar ardiente, cenagoso, fuera del tiempo, arruinado, lleno de monstruosidades y destrucciones sobre-naturales.

Tal comparación se comenzó a repetir de manera constante y sorpresiva en el visor de mi cámara fotográfica cada vez que debía cubrir alguna noticia en el Caribe colombiano, llegaban a mi mente párrafos casi completos de este libro que leí por primera vez a mis trece años en Bogotá, y que he releído después con la misma intensidad.

Decidí entonces iniciar en un año completo un recorrido por el Caribe colombiano. Desde el Palenque de Uré, en las entrañas de Córdoba, hasta Punta Gallinas en la Alta Guajira. Así llegue a Mompox en su Semana Santa. Visité los barrios de Barranquilla donde se vive lo mejor del Carnaval. Reconocí en Buenavista los mejores bailarines de Mapalé. Vi el amanecer rodeado de doscientas bandas en San Pelayo y escuché las voces de las matronas del Bullerengue en Puerto Escondido. Miles de lugares recónditos y fotografías que no lograron ingresar a esta última y apretada edición. Aquí las mejores imágenes de este periplo con algunos párrafos de García Márquez.

Si quieres ver y descargar el libro completo en un PDF de manera interactiva puedes disfrutarlo en el siguiente link en tu computador, la descarga puede tardar algunos segundos:

www.wmartinezphotos.com/macondo.html