A día de hoy todavía sigue pasando que la gente me pregunta a que me dedico, en que consiste mi trabajo. Mi madre hasta hace poco me decía, pero hijo, ¿tú qué haces exactamente? ¿Tomas fotos? Y yo le contesté, ¡sí! 24 por segundo.

El término de director de fotografía no viene dado tanto por el hecho de tomar fotografías, si no, por el hecho de que trabajamos con la luz, para mí el término de fotografía está asociado con la luz y con el encuadre, son los dos pilares fundamentales de esta.

¿Pero que hace exactamente un DP (Director of Photography)?

Bueno, básicamente nos encargamos de ayudar al director a crear un universo visual y emocional de la historia y los personajes escritos en el guion. Transformamos las palabras en imágenes y sentimientos y para eso tenemos diferentes herramientas como la luz y la cámara, poéticamente le llamamos: «Pintar con la luz»

Dentro del apartado de luz, tenemos diferentes elementos para poder contar una historia y transmitir al espectador una emoción como por

Ejemplo:

– Dirección de la luz

– Textura (suave o dura)

– Intensidad (dimmer)

– Color

La luz y su dirección no transmiten lo mismo si está detrás de un personaje o si está delante, cuentan cosas diferentes a nivel emocional, lo mismo pasa con los colores y con la dureza o suavidad (textura). No siempre vamos a necesitar de luces artificiales para contar una historia, pues con luz natural hay infinidad de cosas que se pueden hacer siempre y cuando estudiemos bien lo que queremos transmitir, a mí personalmente me encanta la luz natural.

Una vez tenemos el universo lumínico pasamos al mundo de la cámara, es otro de los pilares más importantes, la cámara a nivel técnico es importante conocerla, saber sus limitaciones, pero no es lo más importante tener la cámara con más pixeles y resolución, lo primero y más importante es saber que vamos a contar, cómo y por qué. Siempre tiene que haber detrás una decisión creativa en cada plano, para mí las herramientas más importantes en el lenguaje narrativo que nos ofrece la cámara son:

– El soporte de cámara (hombro, steady, dolly)

– La óptica (dof, focal, apertura)

– Obturación

Desde la decisión de la focal, hasta el diafragma a usar en una escena son elementos que trabajamos en la parte de cámara, en este caso de la óptica. Por qué usar un angular 12mm a 30cm de un personaje obteniendo un primer plano o un 50mm a 1,5 metros del personaje manteniendo el mismo valor de plano, los dos son primeros planos, pero con una intención diferente, lo mismo pasaría con la profundidad de campo y la obturación, por qué usar un f/2.8 o f/11, 180 grados de obturación o 90. Todo son herramientas que pueden parecer muy técnicas y lo son, pero antes de tomar esas decisiones tiene que haber una decisión creativa ante todas las cosas, ¡SIEMPRE!

Tenemos que tener en cuenta que después de estos dos pilares súper importantes vendría el tercero que es el del crew, el equipo humano. Dependiendo de la producción y los requerimientos técnicos varía si va más o menos gente, este sería el crew standard, capitaneado por el director de fotografía, eso no significa que cada proyecto que hagamos tenemos que tener todo ese flujo de gente, muchas veces dependiendo el proyecto o si es algo personal, simplemente consta del fotógrafo y/o asistente, siempre hay que ver y estudiar las necesidades técnicas del proyecto.

En el departamento de luces:

-GAFFER

-BEST BOY

-KEYGRIP

-MAQUINISTA

-ELECTRICOS

-ASISTENTES LUCES

En el departamento de cámara:

-OPERANDOR DE CÁMARA

-1er ASISTENTE DE CAMARA (foquista)

-2o ASISTENTE DE CAMARA

-DIT

-VIDEOASSIST

El equipo de fotografía no sería nada sin su equipo, al igual que un director de orquesta sin sus músicos, es muy importante el trabajo en equipo. Siempre he comparado la fotografía con la cocina y la música, tenemos todos los mismos instrumentos e ingredientes, pero la diferencia entre una misma receta de un bizcocho, es el toque y el proceso personal que cada uno le da, ahí está la verdadera magia de este arte que es ser director de fotografía.

Mi consejo y experiencia siempre es, hay que practicar y rodar con lo que tengamos, experimentar, hacer pruebas del equipo que tengamos, sacarle el máximo rendimiento y dejar la técnica a un segundo plano, no nos olvidemos que la fotografía simplemente es comunicar y como cualquier arte, tenemos que saber muy bien que vamos a contar y de qué manera creativa podemos hacerlo, después ya pensaremos en la técnica. Así que agarra tu cámara y empieza a ¡grabar tus ideas!»